En el mundo en el que vivimos, captar la atención de los consumidores es un reto cada vez mayor. Ya no es suficiente con crear mensajes impactantes y novedosos: ahora es necesario comunicarnos con cada uno de nuestros potenciales clientes de forma única, apelando a sus intereses y necesidades de forma individualizada en forma de personalización.

La personalización es el conjunto de estrategias y acciones que llevan a cabo las empresas para ofrecer productos y servicios diferenciados para cada cliente. Puede ser tanto el diseño del producto como el packaging; y su finalidad es una mayor conexión emocional con las personas, a las que se trata como seres únicos y no como consumidores generalizados. Da valor a la individualidad, y tiene como finalidad agradar y superar expectativas, generando asi un reconocimiento a la marca. A las personas nos gusta sentirnos tratados como únicos, por lo que este esfuerzo de la empresa de hacer “uno por uno”, se verá recompensado en forma de fidelización y recomendación.

Un estudio reciente de Invesp Consulting, desveló que el 59% de los compradores encuentra más fácil los productos de su interés en tiendas online personalizadas; y que el 45% de los compradores están más dispuestos a comprar en una tienda que ofrece productos y servicios personalizados.

Generalmente, es una característica propia de empresas que huyen de los estándares de producción industrial y tienen clientes dispuestos a pagar por ello. Pero lo complicado que es luchar contra las grandes superficies, se está dificultando más dado que ahora son estas son las que incluyen la personalización del producto. De hecho, la capacidad para suministrar al mercado productos personalizados al consumidor, a precios y tiempos de espera razonables, está permitiendo el nacimiento de una nueva estrategia genérica: la personalización en masa. Suena contradictorio, ¿no?

Uno de los ejemplos conocidos fueron las latas de Coca-Cola con el nombre (y como todo el mundo se lanzó a los supermercados a por su refresco personalizado); y otro más reciente es la campaña de Mango para personalizar con iniciales camisas y polos de niñas en esta próxima campaña de navidad.

¿Por qué funciona la personalización?

  • Valor añadido a la escasez. Las cosas personalizadas no se producen en gran volumen; y desde siempre se ha relacionado lo valioso con lo escaso. La escasez da impresión de lujoso, y esto gusta a los consumidores.
  • Apto para todos los públicos. La personalización se puede aplicar a cualquier producto, y a todo el público le gusta sentirse único y “especial”. Por ello, es una técnica apta para todos los públicos
  • Incremento del precio. A la escasez se le da más valor, esto quiere decir que Una camisa con tus iniciales, tiene un precio mayor a una camisa común, aun siendo el mismo producto. Es una táctica a tener en cuenta por las empresas si quieren incrementar ingresos
Bendito Dilema

Bendito Dilema

Agencia de Comunicación Integral y Publicidad en Asturias. Especialistas en Branding, comunicación online y offline y Audiovisual