El logotipo de tu empresa es una pieza vital de la imagen corporativa, la seña de identidad por la que tus clientes potenciales identificarán tu marca.  Toda empresa ha de tener un logotipo, lo necesita para existir, para tener identidad y presencia en el mercado, llegar a sus potenciales clientes y fidelizarlos bajo una imagen, un punto de referencia, un símbolo que resuma la idea de lo que hace, de lo que es y oferta.

Si no tienes un logo que defina los valores y mensaje que quiere transmitir, estará sujeto a permanecer siempre en el anonimato.

En el mercado existen logos y LOGOS, así en mayúsculas y negrita. Los primeros abundan, y en la mayoría de los casos apenas son destacables. Pero los segundos, son el resultado de un proceso y análisis detallado y profesional, que en la mayoría de los casos se traducen en el éxito de la empresa. Si no, que se lo digan al publicista Rob Janoff al reducir el antiguo y saturado logo darwiniano de Apple, en una simple manzana mordida en 1976. O la entonces estudiante de diseño Carolyn Davidson con el reconocido logo griego de Nike en 1978.

Estas son algunas de las características que debes tener en cuenta antes de diseñar tu logo:

Sencillez. No te centres en tener elementos decorativos superficiales que no sean imprescindibles para transmitir tu mensaje como marca.

Originalidad (de nada). Aunque suene obvio, no es un trabajo fácil. Existen millones de logos y esta es una característica difícil de conseguir. No caigas en tópicos.

Esencial. Como dicen “una imagen vale más que mil palabras” y tu logo es lo que debe hacer: transmitir la esencia de tu marca en una imagen.

Atemporal. Como no debes caer en tópicos, tampoco en modas. No incluyas símbolos que puede que en 10 años pienses “por qué hice esto”. Siempre podrás hacer pequeños retoques y modernizaciones para mantenerte al día (como ha hecho Cèline -ahora Celine- esta temporada), pero cambiar de logo cuando nuestros clientes ya nos identifican con una imagen puede ser un grave error.

Por otro lado, estas son las cosas que debes evitar, ya que son los errores más comunes a la hora de hacer un logo:

No tener en cuenta a tu público objetivo. No es lo mismo diseñar para un público objetivo infantil que para un público objetivo formado por hombres de mediana edad. Los colores, formas y símbolos, deben de estar adaptados al público al que nos dirigimos.

Acudir a un banco de imágenes. Se pueden encontrar logotipos prediseñados muy baratos en bancos de imágenes. Pero tu logo nunca será único, ni mucho menos original.

Copiar a tu competencia. Nos hemos cansado de ver todo tipo de frutas mordidas, pero esto nunca es una buena estrategia. No darás una imagen de fiabilidad a tus clientes y por tanto no conseguirás ser una marca bien reconocida.

Diseñarlo de manera casera. Si lo haces con programas que no son para hacer diseños serios, te encontrarás con problemas para reproducirlo en diferentes tamaños (necesita estar vectorizado). Para esto, te aconsejamos contrata un diseño de logotipo profesional para garantizar que tu imagen de empresa perdure en el tiempo usarlo en cualquier tamaño y soporte. En Bendito Dilema podemos ofrecerte cualquier servicio de imagen de marca con diseños adaptados a tus preferencias.

En definitiva, el logo puede ser tan poderoso como para que baste verlo y millones de euros, miles de trabajadores, tiendas, fábricas, y miles de elementos más, se queden resumidos en un solo dibujo. Y tú, ¿le das la importancia que tiene?

Bendito Dilema

Bendito Dilema

Agencia de Comunicación Integral y Publicidad en Asturias. Especialistas en Branding, comunicación online y offline y Audiovisual